Guías y folletos

  • Guía para padres
  • Guía para docentes
  • Derechos del niño
  • Mitos y realidades

Herramientas para padres

Lo que se debe hacer ante un niño con disfluencia
1- Hacer lo mismo que hace cuando escucha a un niño que habla fluido.
2-Mantener la calma y escuchar lo que el niño tiene para decir.
3-nteresarse en lo que esta diciendo, importa más el contenido que la forma.
4-Si el niño esta especialmente excitado o apurado, decirle “tengo tiempo y quiero escuchar lo que tenes para decir”, esto NO es lo mismo que decirle que tome aire o hable mas lento.
5-Si el niño pasa por un periodo en que aumenta la disfluencia, trate de proveerle situaciones donde pueda vivir experiencias positivas del habla, por ejemplo, que hable al unísono, recite una canción infantil, hable rítmicamente, use títeres, cante.
6-Evitar la intimidación y preguntas intimidatorias.
7-Evitar discutir en presencia del niño aspectos de su habla. Si por el contrario el hace preguntas acerca de esto, tratar de transmitirle que todos tenemos a veces dificultades para hablar.
8-Evitar usar la palabra tartamudez para describir el habla de su hijo cuando habla con el o con cualquiera. Use palabras descriptivas como “saltitos” o “eso que no te resultó tan fácil”. Si el niño se refiere a la disfluencia con el nombre de tartamudez, déjelo porque no seria natural que usted tratara de evitar la palabra.
9-Repetir el contenido de la expresión que escucho del niño, esto demuestra que tiene interés en lo que dice.
10-Ser cuidadoso de no presionarlo con el tiempo. NO le de indicaciones de cómo hablar, hable ud mas lentamente, espere turnos, no lo interrumpa, esto reducirá la presión del tiempo.
11-Utilizar cada oportunidad para estimularlo en todo lo que hace bien. 12-Hablar del tema naturalmente, de este modo también se reduce la presión.

Herramientas para docentes

Para el grupo de alumnos que tartamudea, la opción inclusiva representa la esperanza de que la escuela se transforme y desarrolle de tal manera que se eliminen las
barreras que impiden su participación y hacen que se sientan excluidos.Se debe pensar, por ejemplo, que la participación oral en el aula ha supuesto –y sigue suponiendo aún– una dificultad importante para estos alumnos, ya hablan y leen de un modo diferente: repiten sílabas o sonidos, prolongan sonidos y se bloquean en determinados segmentos del discurso.Además, un alumno que tartamudea en una rueda de lectura puede, mientras espera su turno en silencio, quieto en su silla, experimentar
miedo, sudoración, incremento de la tasa cardiaca, es decir, todo un conjunto de síntomas que configuran la denominada ansiedad anticipatoria.

Castejón Fernández, L., González-Pumariega Solís, S., Núñez Pérez, J. C. y González-Pienda García, J. A. LA 

DERECHOS DEL NIÑO QUE TARTAMUDEA EN LA ESCUELA

icono chico

Derecho a hablar y tartamudear

chica icono

Derecho a ser escuchado

icono chico

Derecho a no ser burlado o discriminado

chica icono

Derecho a ser integrado

icono chico

Derecho a tener una maestra que tenga información sobre tartamudez

chica icono

Derecho a tener tiempo para hablar

icono chico

Derecho a no ser interrumpido

icono chico

Derecho a que nadie lo mire en forma extraña

chica icono

Derecho a no ser presionado ni apurado para hablar

icono chico

Derecho a ser evaluado por lo que sabe y no por lo que dice

chica icono

Derecho a que nadie le termine la frase ni hable por él

icono chico

Derecho a quedarse callado o hablar menos

chica icono

Derecho a no ser corregido

icono chico

Derecho a no ser exigido para que hable bien

chica icono

Derecho a no recibir indicaciones mientras habla

icono chico

Derecho a no ser castigado por su habla disfluente

chica icono

Derecho a que la maestra cuide su autoestima y autovaloración

icono chico

Derecho a que la escuela integre todas las diferencias

chica icono

Derecho a leer con otro compañero

icono chico

Derecho a leer en voz alta delante de sus compañeros y ser escuchado

chica icono

Derecho a hablar con sus compañeros sobre su dificultad si así lo desea

icono chico

Derecho a hablar por teléfono con “saltitos”

chica icono

Derecho a elegir participar en fiestas escolares de cualquier tipo

icono chico

Derecho a no ser presionado ni afectiva ni intelectualmente

chica icono

Derecho a recibir el mismo trato que cualquier niño

icono chico

Derecho a no ser considerado tonto o incapaz

chica icono

Derecho a recibir tratamiento

icono chico

Derecho a que se respete en el colegio el equilibrio entre su capacidad y demanda intelectual

chica icono

Derecho a que el tema de la tartamudez sea hablado con naturalidad dentro y fuera del colegio

icono chico

Derecho a llevar al colegio información sobre el Año del Niño que Tartamudea

chica icono

Derecho a informar a los otros niños

icono chico

Derecho a llevar al colegio información sobre el Año del Niño que Tartamudea

chica icono

Derecho a hablar por micrófono

icono chico

Derecho a hablar con otros niños disfluentes del colegio
 

chica icono

Derecho a formar grupos escolares que incluyan esta y otras diferencias

icono chico

Derecho a sentirse seguro y cómo en la escuela

Mito: Las personas que tartamudean no son inteligentes.

Realidad: No existe ninguna relación que vincule a la tartamudez con la inteligencia.

Mito: Los nervios causan la tartamudez.

Realidad: Los nervios no causan la tartamudez. Tampoco deberíamos creer que las personas que tartamudean son propensas a experimentar nervios, temor, ansiedad o vergüenza. Tienen las mismas características de personalidad que aquellas personas que no tartamudean.

Mito: la tartamudez puede ser “incorporada” por imitación o por escuchar a otra persona tartamudear.

Realidad: la tartamudez no puede ser “incorporada”. Nadie sabe aún la causa exacta de la tartamudez, pero estudios recientes indican que la historia familiar (genética), el desarrollo neuromuscular y el medioambiente del niño, incluyendo la dinámica familiar, juegan un papel importante en el inicio de la tartamudez.

Mito: Ayuda decirle a la persona que “respire profundamente antes de hablar”, o que “piense lo que quiere decir antes de hacerlo”

Realidad: Este consejo solo hace que la persona tome mayor conciencia, haciendo que la tartamudez sea más severa. La respuesta que más puede ayudar es escuchar pacientemente y lograr modelar un habla lenta y clara.

Mito: El stress causa tartamudez

Realidad: Como mencionamos anteriormente, son varios factores complejos que están involucrados. El stress no es la causa, pero seguramente puede agravar la tartamudez.